LA CARTA

Buscamos rescatar tradiciones que, más allá de un plato y una copa, se trasladen a su ambiente, su música, sus olores y sensaciones. La idea de compartir como en casa se adueña de una carta que renovamos constantemente, compuesta de fuentes generosas que van al centro de la mesa y en donde cada uno es dueño de las porciones que desea probar.

 

Entre guisos preparados durante largas horas, insumos relegados con el tiempo como interiores y menudencias, aderezos sabrosos que no buscan delicadeza pero sí memorias, sánguches, chilcanos, cervezas y coctelería clásica. Buscamos ser el punto de encuentro entre estas maravillosas tabernas antiguas y ustedes, ansiosos de probar nuevamente los sabores que poco a poco fueron perdiendo.